El Código Penal regula este delito en el artículo 467 CP (Código Penal). Los abogados y procuradores pueden cometer una conducta tipificada en el CP como un delito especial. Puede ser por acción pero también admite comisión por omisión (dejar de hacer: llevar a cargo un encargo profesional). Este delito se puede cometer mediante dolo directo (específico) pero también mediante dolo indirecto y también mediante imprudencia grave (art. 467.2 CP).

El principio de intervención mínima obliga a aplicar únicamente este delito a las conductas más graves. En efecto, no toda acción o falta de acción (comisión por omisión) llevada a cabo por un abogado o procurador constituye un delito de deslealtad profesional y únicamente las conductas más graves son las que justifican la aplicación del tipo penal.

Finalmente, un requisito indispensable para poder aplicar este tipo delictivo es la existencia de que se haya causado un perjuicio derivado de la comisión comisiva llevada a cabo por el abogado o por el procurador.

Habitualmente este delito puede entrar en concurso con los delitos de estafa, apropiación indebida, administración desleal o falsedad documental. En efecto, el abogado o el procurador que cobren una suma de dinero y no ejecuten el trabajo profesional, y además falsifique una minuta de honorarios entra en la comisión de una pluralidad de ilícitos penales.

Especialmente interesante es la STS 904/2022 de 9 de marzo de 2022 en materia de delito de deslealtad profesional y el concurso de delitos.

Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca