Nuestro despacho profesional defendió ante la jurisdicción de Lleida al padre del Cas Nadia. El juicio fue seguido por los medios de comunicación, ya que fueron ellos quienes promocionaron al padre del Cas Nadia, una niña que sufre una enfermedad grave e incurable. La realidad es que la enfermedad grave existe y que la menor tiene una esperanza de vida muy acotada y corta. La realidad es que los medios de comunicación degeneraron el tema e hicieron campaña en favor de la recaudación de fondos por esta enfermedad, y el tema fue de manos de los medios de comunicación, hasta el punto de que el padre aparecía hablando de la enfermedad como si fuese un catedrático en medicina, cuando no era el caso.

Llegó un momento en que los medios de comunicación se cansaron del tema, dando la vuelta a las publicaciones, hasta el punto de provocar una investigación judicial que, nuevamente, iba de la mano de un juez peculiar a un juzgado peculiar que hizo encarcelar . preventivamente el padre de Nadia. Hablamos de diciembre del 2016, y ese juez peculiar hizo investigar por fraude fiscal, pornografía infantil y todo tipo de disparates.

La floja defensa de los diferentes abogados que tuvo el padre de Nadia, provocó que el padre desde el Centro Penitenciario de Ponent hiciera lo posible por contactar con el abogado Criminalista David Peña Nofuentes. Hablamos de septiembre de 2018 y el juicio estaba previsto para octubre de 2018 y era obvio y evidente que, en un partido judicial como el de Lleida, llevar a cabo una defensa con garantías era una quimera: los mismos tres magistrados que formaron parte del tribunal eran los tres magistrados que desde enero de 2017 venían confirmando la prisión provisional de nuestro defendido. El Magistrado Presidente deseó tener un protagonismo preponderante con comentarios peripatéticos o poco inteligentes durante todo el juicio, y seguramente lo hacía con toda la voluntad, sabiendo que el juicio se hacía en directo por los medios de comunicación. Era evidente que ese tribunal de tres magistrados que llevaba 2 años manteniendo la cárcel provisional acabaría dictando una sentencia condenatoria, como fue el caso.

Pero nosotros hicimos el recurso ante el TSJ de Catalunya, y se estimó, poniendo en evidencia la fiabilidad del juicio llevado a cabo en Lleida un año antes. Una vez conseguimos la libertad de nuestro cliente, y mientras se tramitan los diferentes recursos ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña -que parcialmente nos otorgó la razón- y posteriormente ante el Tribunal Supremo, queda claro que había que intentar hablar con algún periodista que fuera buen profesional, a diferencia de todos los que deformamos la realidad de la vida de la menor Nadia, y que provocaron que se hiciera un juicio mediático paralelo que encontró culpable desde el primer día a nuestro cliente. El tema no era fácil, pero Jordi Évole nos insistió mucho, y su equipo de colaboradores como Marius Sánchez, responsable del guión y responsable de PRODUCCIONES DEL BARRIO. Hablamos y mucho con Màrius Sánchez y con Jordi Évole y finalmente accedimos a grabar un programa con ellos, con un contenido objetivo, sin manipulaciones. La tarde del 7 de febrero de 2020 un ejército de cámaras, periodistas, y profesionales vinieron a grabar durante 9 horas un programa que es obvio tiene una duración de menos de 60 minutos

Pese a los esfuerzos de nuestro despacho por ser objetivos y explicar la realidad del Cas Nadia, quedó claro que JORDI ÉVOLE, MÀRIUS SÁNCHEZ, PRODUCCIONES DEL BARRIO no son buenos profesionales, y eso lo demostraron cuando casi 15 meses más tarde presentaron un programa la noche del domingo 25 de abril de 2021, que era una manipulación, recortando preguntas y recortando respuestas, y haciendo aparecer diferentes interlocutores que nunca han tenido relación con nuestro despacho profesional. JORDI ÉVOLE y su grupo manipularon el material que grabaron, hasta el punto de que sacan una imagen al final del programa que dice “en febrero de 2021 el TSJC avaló la condena”.

Verdaderamente un ejercicio periodístico de falsedad y manipulación y sin ganas de hablar de la realidad del juicio celebrado en octubre del 2018 en LLEIDA en el que el ciudadano acusado, que llevaba casi 2 años preventivo, no tuvo la posibilidad real de defenderse ni de presentar pruebas de defensa, una vez estaba encarcelado preventivamente desde diciembre del 2016.

Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca