El 31 de enero de 2020 se detectó el primer caso de un ser humano infectado por el Coronavirus en territorio español. Fue detectado en Islas Canarias y era un ciudadano que no era de origen español.

Han pasado 43 días desde entonces y paulatinamente hemos pasado de una situación en la que nadie estaba preocupado por el Coronavirus a una situación en la que los dirigentes han tomado decisiones precipitadas como:

1.- Prohibir las clases escolares y universitarias,

2.- Prohibir los eventos deportivos y prohibir los eventos sociales,

3.- Confinar determinados municipios y finalmente:

4.- Solicitar a los ciudadanos que nos “auto-confinemos” y que además nuestros hijos no contacten con nuestros padres. Casi nada.

Estas medidas, discutibles o no, provocan que los amigos del fraude puedan pretender tanto desde el mundo virtual como desde el mundo real conseguir beneficios patrimoniales a costa de los seres humanos. De entrada las grandes superficies de supermercados se han visto arrasadas por compras masivas, e incluso la compra de mascarillas sanitarias entre la ciudadanía fue en las primeras semanas de febrero la moda. Por cierto, pocas personas hemos visto por las calles con estas mascarillas.Finalmente, en este vídeo dejamos unas ideas y reflexiones sobre formular denuncias en caso de haber sido objeto de timos o fraudes relacionados con el Coronavirus.

Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca